lunes, 29 de noviembre de 2010

Redondillas de Sor Juana Inés de la Cruz

Esto es algo muy personal: cuando mis padres estaban eligiendo nombre para mí, mientras acomodaban unos libros, se les cayó uno de Sor Juana, de donde ambos conocían las redondillas. Y a mis viejos les encantó el nombre!!
Así que, de alguna manera, Sor Juana marcó mi vida no sólo por el nombre, sino por los ideales que siempre ostentó con tanta inteligencia...



REDONDILLAS - Sor Juana Inés de la Cruz

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

3 comentarios:

  1. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    www.cordurainsana.blogspot.com

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola colega escritoar. Te pusiste a pensar alguna vez en esos versos levemente modificados.


    Mujeres necias que acusáis
    al hombre, sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis;

    si con ansia sin igual
    solicitáis su desdén,
    por qué queréis que obren bien
    si los incitáis al mal?

    ...

    Con humor

    Daniel

    ResponderEliminar

Los comentarios están bajo moderación. Es decir que si publicas boludeces o insultos en lugar de razones y argumentos, ni te gastes...